martes

Enigmas

Surca Ramsés la noche

de los tiempos

su figura deslumbra

entre el firmamento,

nostálgico recuerda…

cuando navegaba por el Nilo

observando extasiado...

esplendor en la cuenca del rio,

embriagado por el perfume

y la belleza de lotos florecidos.

Silencian las estrellas

a que mundo adentra,

tatuado en su carro de fuego

brillan siete símbolos

en jeroglíficos grabados.

Silencia el desierto

enigmas del antiguo Egipto

tres pirámides emergen de la arena

para recordarlo.

2 comentarios:

Mistral dijo...

Has derramado la magia de la arena de Egipto en tu poema.

Precioso

Saludos

Rosario Robredo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.