martes

Tierra mía





Te miro sobrecogida.


Pierde brillo tu mirada,


cenicienta es tu envoltura


sin colores se ven tus mejillas,


arrugas profundas


surcan tu semblante,


ya no luces, tu cabellera


suave y rubia.


Tierra mía…


si mis lagrimas


rociasen tu sedienta figura


para recobrar tu lozanía,


me pasaría los días sollozando.



Deseo de nuevo reponer esta entrada,


que publique el año pasado por estas fechas.

2 comentarios:

Abi E. dijo...

Hola charo, pues mira así la he disfrutado yo que no la leí el año pasado.

Un beso
el lio de Abi

Trovator dijo...

Las lágrimas de añoranza que derraman nuestros ojos harán brotar las plantas del recuerdo, nuestra tierra.

Un abrazo!