sábado

Sumida en la oscuridad


La luna es una rosa

que se marchita con facilidad,

la mira el sol de soslayo

para que vuelva a revivir.


Sumida en la oscuridad,

prendo faroles al aire

para iluminar la huella

y poderte seguir.


Destellan luceros

como diamantes,

para dar brillo a estrellas

con reflejos de candil.

5 comentarios:

ReltiH dijo...

TU TEXTO TIENE BRILLO PROPIO.
BESOS

Boris Estebitan dijo...

Un poema de luna y estrellas, hermoso, feliz 2014, a seguir escribiendo estos lindos poemas :)

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

La luna tiene esa extraña virtud, de la magnificencia y la pérdida de luminosidad.Basta unas nubes...UN abrazo, Rosario. Siempre en mis recuerdos. carlos

Mistral dijo...

Felices Fiestas, Rosario. Gracias por tu visita.

No hay que consentir que esa luna se marchite. Hay que iluminarla con la luz que tenemos dentro; qué tienes dentro.

besos

Liliana G. dijo...

¡Precioso poema! Yo le encuentro luz por donde lo mire, la oscuridad es una metáfora que queda iluminada por los rayos de tus versos.

¡¡Feliz Año Nuevo!!

Besos y cariños